SOY ELUR ARRIETA Y QUIERO COMPARTIR CONTIGO ESTRATEGIAS DE GRANDES ARTISTAS Y EXPERTOS PARA QUE PUEDAS EMPODERARTE Y AUMENTAR TU RENDIMIENTO Y BIENESTAR

Si te interesa, también te contaré mi vida al detalle

¿No consigues alcanzar aquella vida que soñaste cuando decidiste ser músico?

Si no dispones de herramientas para gestionar y regular tus emociones, los nervios y la ansiedad pueden echar a perder tu trabajo.

Si no adquieres conocimientos sobre cómo funciona el mundo laboral, puede que tu música y mensaje no salgan de las cuatro paredes de tu casa.

Kaixo! Me llamo Elur Arrieta, y soy músico profesional. Actualmente me dedico a trabajar como percusionista freelance y gestionar proyectos musicales propios. Soy docente en el Conservatorio Municipal de Leioa, y desde 2019, autor de este proyecto.

No soy experto en nada.

Durante años he sufrido en mis propias carnes el problema de la falta de conocimientos extra-musicales sobre cómo gestionar las situaciones de estrés, cómo diseñar mi vida profesional o cómo convertir en realidad mis sueños musicales.

Para evitar que otros músicos sufran o cometas los mismos errores que cometí yo, nace Músicos al poder. Y como son temas importantes que pueden afectar a tu vida profesional y economía, y también a tu bienestar y salud, prácticamente toda la información que vas a encontrar aquí viene directamente de la mano de grandes artistas y expertos, ya que la principal fuente de información de este proyecto son las entrevistas.

Practico Mindfulness todos los días.

Cada mañana me siento a practicar Mindfulness, para mejorar mi capacidad atencional, regular las emociones negativas y generar emociones positivas. Allá por 2013, cuando conocí por primera vez el Mindfulness gracias a mi hermano, vi que esta técnica guarda un enorme potencial para mejorar el bienestar y aumentar el rendimiento de los músicos. Por eso decidí formarme para ser instructor, y para el curso 2020/21 tengo previsto crear un curso online.

Y ahora, he aprendido a crear un blog profesional, en el que tengo el deseo de compartir contigo todo lo que he aprendido y voy a aprender, para que puedas empoderarte y aumentar tu rendimiento y bienestar.

¡Bienvenido al mundo de los músicos poderosos!

En este proyecto llamado musicosalpoder.com comparto estrategias de grandes artístas y expertos. Esto es lo que vas poder aprender:

Estrategias para mejorar tu control atencional, regular las emociones negativas y generar emociones positivas.

Mejorar tu salud física y mental influyendo en tu salud y bienestar.

Diseñar tu propio futuro descubriendo tus pasiones y cualidades.

Crear tus sueños y propósitos para cada ámbito de tu vida, y levantarte cada día con ganas de perseguirlos.

Gestionar tu agenda de forma eficaz, para llegar a que tus sueños se conviertan en realidad y que tu mente pueda descansar sin estar pensando constantemente en los quehaceres.

Convertir en realidad tu proyecto musical con el que sueñas  desde hace años, y hacer música como de verdad la sientes tú.

Llevar al día tus derechos y obligaciones como músico, y eliminar de tu vida las preocupaciones que te quitan el sueño por la noche.

¿Cómo puedes convertirte en un músico poderoso?

Tienes 2 formas de comenzar este nuevo camino:

Por la vía rápida de la formación: comienza ya a aplicar estrategias de grandes artistas y expertos, y deja que te ayude a subir los escalones mucho más rápido y seguro. En el servicio de Seminarios te contaré con calma y empezaremos a aplicar las estrategias desde el primer momento.

Aprendiendo de la experiencia de los entrevistados: lee todo lo que publico de manera gratuita en el blog, escucha todas las entrevistas, aplica el método Do It Yourself y aprende por ti mismo con lo que cuentan los artistas y expertos que entrevisto. Es un camino más lento, pero puedes hacerlo.

¿Por donde deberías empezar? Muy fácil: por unirte a Músicos al poder y acceder al “MANUAL DE EMPODERAMIENTO”.

¡Únete a la comunidad de los
músicos poderosos!

Accede gratis al MANUAL DE EMPODERAMIENTO:

Un manual basado en el método revolucionario P.O.D.E.R. Una hoja de ruta de 5 pasos que te llevará a empoderarte, mejorar tu rendimiento y aumentar tu bienestar con estrategias de grandes artistas y expertos.

¡SÍ,QUIERO EL MANUAL!

Lo que dicen de mí

“… Su vitalidad, la forma de transmitir sus enseñanzas y su comprensión, me han ayudado a creer mucho más en mí, a valorarme y a no juzgarme constantemente. He conseguido salir al escenario y poder disfrutar tocando de nuevo y lo mejor es que mi día a día es mucho más placentero.
¡Gracias Elur!”

Miguel Angel Torres

“… A día de hoy estoy llevando a cabo la práctica de Mindfulness con él y la experiencia está siendo muy positiva, Elur está ahí todos los días para animar, escuchar, ayudar y dar las pautas necesarias para cada momento.
¡No dejes de probarlo!”

Nora Bolinaga

“… Además, Elur es un comunicador excelente y un entusiasta en su manera de transmitir su conocimiento. Recomendaría sus enseñanzas a todos aquellos que sientan que su vida requiere de algún tipo de cambio y no saben por dónde empezar, tanto en lo profesional como en el ámbito personal.”

Esther López

“… Cuando comencé con el programa era muy escéptica. No tenía claro si iba a tener suficiente motivación para completarlo, pero gracias al apoyo constante de Elur, a su entusiasmo y a la forma en la que me va guiando para ir poco a poco un paso más allá, está siendo un camino mucho más fácil y gratificante de lo que esperaba. 

Cada día cuando acabo la práctica me siento reconectada conmigo misma, y veo con más claridad que es el camino que debo seguir.

Actea Jiménez

¿Quién es realmente Elur Arrieta?

Elur Arrieta es un elgoibarres que nació el 1983, en una familia de 7 miembros.
Una persona introvertida que aunque le costó tomar la decisión, hoy día no se arrepiente de ser músico, aunque no haya sido nada fácil el camino hasta convertirse en profesional.

Toda una vida indecisa en la que ha ido experimentado todo tipo de trabajos, actualmente realiza parte de su vida laboral como docente, percusionista freelance, gestor de proyectos musicales propios y creador de éste proyecto digital.
Pero voy a dejar de hablar en tercera persona.

Te voy a contar en profundidad quién soy y de dónde vengo.

Del vientre de mi madre hasta cumplir los 18

Nací en una familia numerosa compuesta por mis padres, mi hermana, mi hermano y yo. Soy el menor de la familia, con todo lo que eso conlleva… 😉

Junto con las personas que he mencionado, tuve la gran suerte de vivir junto con mis abuelos, personas muy importantes en mi educación, sumando en total 7 el número de miembros que convivíamos en casa.

Por la información que me transmiten mi recuerdos, puedo decir que fui feliz. Y parte de esa felicidad se la debo a otra persona muy querida de la familia, la hermana de mi abuela, quién me cuido hasta los 6 años.

Probé de todo, creo que empecé a desarrollar desde muy jovencito el síndrome de “Dí que sí” 😅. Para los 5 años empecé a tocar la pandereta, formando un dúo de acordeón y pandereta con mi hermano, bailaba en el grupo de danza y me encantaban todo tipo de deportes. Mi curiosidad llegó a tal punto que hasta me fui a trabajar al caserío del lechero que nos traía la leche a casa, una experiencia fantástica, inolvidable 🐄☺️.

Bueno, el gusanillo del montañismo me entró más tarde, porque según cuentan mis padres, mi madre tenía que sobornarme con galletas y chocolate para ascender cada cuestita que nos encontrábamos en las excursiones que hacíamos en verano 😂.

Ya que he mencionado verano, me gustaría compartir contigo esos fantásticos recuerdos de los fines de semana y vacaciones. Gran parte de mi infancia la pasé en campings, en libertad. Hay dos cosas que están grabadas a fuego en mi mente y corazón: el cosquilleo en la barriga y la sonrisa que no me cabía en la cara cuando llegaban las 16:30h de los viernes. Salía corriendo del colegio, sabiendo que me esperaba un fin de semana lleno de aventuras junto a mi familia.

La información que guardan nuestros sentidos tienen la increíble cualidad de transportarnos en el tiempo en milésimas de segundo, y eso me ocurre cuando oigo la música que escuchábamos en el coche cuando salíamos de vacaciones con nuestra caravana, y con el olor de los bosques, que hace que viaje a aquellos fantásticos días que pasábamos en el camping, montaña o playa.

Puedo decir que fui, feliz, muy feliz.
La adolescencia… 🤔, la verdad es que no tengo muy buenos recuerdos de aquella época. Recuerdo como la “era de las decisiones que marcarían mi futuro”, responsabilidades… No me sentía preparado, creía que aquellas decisiones marcarían el resto de mi vida.

Decidí estudiar bachiller de humanidades por descarte, no porque lo tuviera claro, y fue en este momento cuando empecé a sacrificar muchas cosas que hacía, para dedicar más tiempo a la música.

Hacía magia para llevar al día los estudios del instituto y hacer hora y media de trayecto en bus y tren para llegar al conservatorio donde estaba estudiando al mismo tiempo el grado medio de percusión.

La sonrisa de los viernes a la tarde empezó a difuminarse…

Del enfado con el mundo a la reconciliación personal

Había que tomar la decisión de qué estudiar después de hacer la selectividad… 😰 que dilema… No veía claro lo de la música, por descarte y porque era un terreno donde me sentía cómodo, empece a realizar los estudios de “Desarrollo de Aplicaciones Informáticas”, compaginado con la vida del conservatorio.

A todos estos cambios hay que sumar la necesidad que sentía de salir de casa, aunque ahora añoro aquellos dulces momentos de hogar donde todos nos reuníamos en aquella mesa, en mi punto más álgido de adolescente no lo supe apreciar 🤷🏻‍♂️.

Salí de casa aquel septiembre de 2000 con mi maleta, y desde entonces hasta el día de hoy, he realizado 6 mudanzas 😅. Vivir fuera de casa me ha hecho crecer como persona, pero también pagué el precio de estar lejos de mis seres queridos.

Fue en Donostia-San Sebastián donde llené mi primer armario con mis cosas, donde realizaba mis estudios de informática. Y fue aquel mismo verano cuando ocurrió: tuve la oportunidad de participar en un encuentro de una joven orquesta sinfónica.

Cuando dio la primera nota la orquesta me quede hechizado por aquella sonoridad, nunca antes había sentido algo así. En aquel instante se selló lo que venía sintiendo desde hace tiempo: QUERÍA SE MÚSICO PROFESIONAL.

“Si no aceptamos que el sufrimiento es inevitable,
acabaremos buscando culpables.”

Dalai Lama

Fueron varios los episodios en los que sufrí momentos de ansiedad, pánico e incluso situación de profunda crisis en los que más de una vez casi llegué a tomar la drástica decisión de abandonar por completo la música. Ya había unos cuantos casos a mi alrededor (demasiados por desgracia), gente que decidió rehacer su vida lejos del mundo competitivo musical.

No estaba viviendo aquella vida que había soñado aquel verano del 2000, cuando mientras convivía con el resto de “chiflados” vi claro el deseo de ser músico profesional.

La muerte de un familiar joven que dejaba atrás a dos hijas y una mujer, hizo que empezara a buscar soluciones. Me prometí hacer todo lo que estuviera en mis manos para mejorar mi salud e intentar disfrutar cada instante de mi vida.

Empecé a tener mis primeros contactos con la meditación, a informarme sobre la alimentación, a practicar deportes que había dejado de lado… en definitiva, empecé a cuidarme y dedicarme tiempo a mí mismo.

De aquí en adelante, mi familia empieza a ser de nuevo un pilar muy importante en mi vida, se restauran aquellos vínculos que se forjaron los fines de semana y vacaciones.

Mi madre me muestra con su presencia cómo es ser una persona bondadosa; mi padre ha impregnado mi vida de pasión por conocer lo desconocido y amar lo conocido; mi hermana ha sellado en mi corazón la importancia de la familia; mi hermano me guía hacia el camino de la sabiduría; mi cuñado llena mi vida de conocimientos imprescindibles para sobrevivir en la vida profesional; mi cuñada me conduce a esforzarme para conseguir mis objetivos; mis sobrinos me recuerdan lo que es vivir en el momento presente, viviendo con intensidad cada instante de mi vida; y mi persona favorita, ella me enseña que aunque el ser humano no puede sobrevivir sin comer ni beber, solo puede vivir dando y recibiendo amor.

Hoy día, intento construir mi vida sobre los siguientes pilares:
Dar para recibir amor.
Destinar la menor cantidad de dinero posible a la compra de objetos materiales.
No escatimar en comprar comida saludable: Alimentándome de comida real, no procesada, de kilómetro 0 y ecológica. Vamos, invertir en mi salud, la principal fuente de vida.
Realizar ejercicio físico: camino todo lo que puedo y realizo ejercicios de fuerza, anaeróbicos y aeróbicos, a poder ser al aire libre.
Invertir tiempo y dinero en experiencias. Mientras que la felicidad que pueda darnos un objeto material tiene fecha de caducidad, los sentimientos y emociones que nos producen las experiencias perduran en el tiempo.
Crear mi proyecto musical auto-gestionado desde 0 y hacer música tal y como la siento yo.
Ayudar a personas como tú a mejorar su calidad de vida para llegar a vivir una vida plena como músico.
Pero intento no quedarme atrapado en los recuerdos del pasado, ni el los mil quehaceres del futuro: vivo en el presente, en el aquí y ahora, aceptando la realidad tal y como es, tratándome con amabilidad cuando me distraigo.

Ahora puedo decir que vivo una vida plena y me atrevo a gritar en voz alta que…

¡SER MÚSICO Y VIVIR UNA VIDA PLENA ES POSIBLE!

Éste nuevo rumbo de mi vida, ha hecho que cambie mi forma de ver y sentir las cosas, mis valores y mi forma de ser:

“Creo que cuando empecé realmente a disfrutar con este oficio, fue cuando dejé de hacer música para ser el mejor y decidí ser mejor persona haciendo música para ayudar a que este mundo sea un lugar mejor”

Hay una cosa que nos une a todos los seres humanos, es que todos buscamos ser felices y estar libre de sufrimiento.

Todos buscamos lo mismo, pero condicionados por nuestras experiencias vitales y circunstancias biológicas, cada uno lo busca de distinta manera, como puede. Para unos, la felicidad es el éxito y la admiración de otras personas; para otros es el dinero y lo que se puede comprar con él; para otras personas, es el poder o el sexo…

-Entonces ¿debo reflexionar sobre mi vida con regularidad?

-Sí. Incluso diez minutos de reflexión diaria pueden tener un profundo impacto sobre la calidad de tu vida.

Comprendo. El problema es que, cuando el día se me pone cuesta arriba, ni siquiera encuentro diez minutos para comer.

-Amigo mío, decir que no tienes tiempo para mejorar tus pensamientos es como decir que no tienes tiempo para echar gasolina porque estás demasiado ocupado conduciendo.

“El monje que vendió su Ferrari”, Robin Sharma

¿Y tú? ¿En que dirección estás buscando tu felicidad?

¿Me dejas ayudarte?

¿Por qué no comenzamos juntos un nuevo camino?

¡Únete a la comunidad de los
músicos poderosos!

Accede gratis al MANUAL DE EMPODERAMIENTO:

Un manual basado en el método revolucionario P.O.D.E.R. Una hoja de ruta de 5 pasos que te llevará a empoderarte, mejorar tu rendimiento y aumentar tu bienestar con estrategias de grandes artistas y expertos.

¡SÍ,QUIERO EL MANUAL!