En más de una ocasión he mencionado el término bienestar en este proyecto. De echo, digamos que es uno de los principales objetivos de Músicos al poder, el aportar recursos y herramientas para aumentar el bienestar y la calidad de vida del colectivo de los músicos.

Pero… ¿Qué es realmente el bienestar? ¿Qué es estar bien? En definitiva… ¿Qué es la felicidad? ¿Los entornos profesionales y educativos musicales potencian el bienestar?

En el siguiente vídeo y en el artículo que acompaña, encontrarás información que revela lo que realmente hace al ser humano más feliz.

¿Quieres mejorar tu experiencia de vida? No te pierdas lo que quiero contarte:

 

 

CÓMO MEJORAR TU BIENESTAR

 

También tienes la opción de escuchar el vídeo, incluso lo puedes descargar y tenerlo a mano para escucharla en otro momento:

 

¿QUÉ ES LA FELICIDAD?

 

Se podría decir que la felicidad, o más específicamente la satisfacción con la vida, es el estado natural de una mente humana sana, que no se halla sometida a amenazas ni estresores externos.

Pero… ¿la felicidad surge al cubrir todas nuestras necesidades? ¿Por qué creemos que algo nos hará muy feliz y, cuando lo tenemos o pasado un tiempo, nos damos cuenta de que seguimos sin sentirnos llenos?

Puede que te haya ocurrido alguna vez, que la alegría producida por la compra de algún objeto que deseabas notas que va desapareciendo pasado algún tiempo, o que después de conseguir algún puesto de trabajo por la que tuviste que trabajar muy duro, ya no te proporciona esa felicidad que sentiste en el momento de conseguirlo.

 

¿Qué es la felicidad?

Ausiàs Cebolla y David Alvear (2019), Psicología positiva contemplativa. Barcelona, Editorial Kairós

 

TIPOS DE FELICIDAD

 

Según Aristóteles y la literatura científica actual, existirían dos tipos de felicidad: la hedónica y la eudaimónica.

La mayoría de nosotros piensa que la felicidad está fuera de nosotros, que depende de alcanzar cierto prestigio, fama, o ciertos objetos como dinero o lo que se puede comprar con él. Constituye una idea extendida que la lotería, unos buenos estudios, un trabajo de calidad o una pareja satisfactoria (o una mezcla de todos estos factores) nos harán ser felices. A este tipo de felicidad se le llama <<hedónica>> o <<contingente>> (porque depende de un objeto externo).

Pero hay otra felicidad, que no depende de tener algún objeto externo, sino de conectar con el sentido de nuestra vida. Por eso, esta felicidad se llama <<no contingente>> o <<eudaimónica>>, porque no se rige solo por el placer sino que conecta con la ética, con la aceptación del mundo y de nosotros mismos, y con sentimientos prosociales. Y una de las herramientas que fomentan este tipo de felicidad es el Mindfulness.

 

Tipos de felicidad

Campayo, J.G. (2019), MINDFULNESS, Nuevo Manual Práctico, El Camino de la Atanción Plena (Editorial Siglantana).

 

Ambas no son incompatibles, pero quizá es importante ser consciente de que la búsqueda de la felicidad contingente puede ser insatisfactoria.

Por lo tanto, vamos a concretar un poco más, ¿qué tipo de conductas son las que pueden proporcionarnos más bienestar, y qué margen de mejora tenemos?

 

 

ESTADO DE FELICIDAD BASAL Y PORCENTAJE DE CAMBIO

 

Aunque haya cierta controversia sobre este tema, parece ser que tenemos un estado de felicidad basal de entre 50 y 80%, esto es, aunque nos toque la lotería, al de un tiempo, lo más probable es que nuestra felicidad vuelva a los niveles iniciales.

Siendo optimistas, si consideramos que ese estado de felicidad basal es del 50%, digamos que el 10% restante sería la consecuencia de circunstancias vitales relevantes, y tendríamos un 40% de actividades intencionadas. Lo cual es una muy buena noticia, ya que tenemos un porcentaje de cambio amplio que hace que merezca la pena invertir nuestro tiempo en aumentar nuestro bienestar.

 

Estado de felicidad

Ausiàs Cebolla y David Alvear (2019), Psicología positiva contemplativa. Barcelona, Editorial Kairós

 

CONDUCTAS ASOCIADAS AL BIENESTAR

 

Por lo tanto, podemos decir que hay evidencias de que el bienestar se puede aumentar. He escogido un fragmento del libro Psicología positiva contemplativa de Ausiàs Cebolla y David Alvear (2019, Barcelona, Editorial Kairós) para respaldar esta afirmación:

 

“Sonja Lyubomirsky, profesora del Departamento de Psicología de la Universidad de California en Riverside, establece que hay razones para ser pesimista y razones para ser optimista con respecto a la idea que que podemos aumentar nuestros niveles de bienestar (estudio).

“(…) también existen razones para el optimismo (…). Aun aceptando la idea del set point, existe todavía un porcentaje de cambio amplio: un 50% incluiría felicidad basal, un 10% circunstancias vitales relevantes y un 40% actividades intencionales (…).”

El perdón o la gratitud, así como ciertos hábitos, como la meditación o la actividad física, que han mostrado ser eficaces en el aumento del bienestar psicológico.

“La primera razón para ser optimistas, de acuerdo con Sonja Lyubomirsky, es que hay evidencia de que el bienestar se puede aumentar a través de intervenciones psicológicas. Existen determinadas virtudes como el perdón o la gratitud, así como ciertos hábitos, como la meditación o la actividad física, que han mostrado ser eficaces en el aumento del bienestar psicológico. La segunda razón es que existen aspectos motivacionales o actitudinales controlados por la voluntad que tienen relación directa con el bienestar, como aprender a ser amable con uno mismo, aprender a poner en palabras los estados internos, evitar las comparaciones y los juicios, o el optimismo.

Existen aspectos motivacionales o actitudinales controlados por la voluntad que tienen relación directa con el bienestar, como aprender a ser amable con uno mismo, aprender a poner en palabras los estados internos, evitar las comparaciones y los juicios, o el optimismo

 

Conductas y habilidades relacionadas con el bienestar

Ausiàs Cebolla y David Alvear (2019), Psicología positiva contemplativa. Barcelona, Editorial Kairós

 

Sin embargo, no se si estarás de acuerdo conmigo en esto, pero tal y como he percibido y percibo ciertos entornos musicales donde he vivido experiencias como alumno y profesional, prevalecen conductas completamente opuestas a los que hemos descrito anteriormente, donde hay altos grados de competitividad, comparación y juicio, un exceso de auto-exigencia, ausencia de conocimientos de gestión emocional, un enfoque excesivo en los resultados y una vida estrecha donde escasean las relaciones sociales, alimentación saludable y el ejercicio físico.

Encaminar nuestra vida hacia esos hábitos que nos impulsan a aumentar nuestro bienestar no solo nos beneficiará en lo personal, sino también en lo profesional, ya que una persona sana y feliz, va a rendir mejor en su profesión.

 

No hay desarrollo profesional sin desarrollo personal.

Sergio Fernandez

 

Pero no quisiera terminar este vídeo sin animarte a que pases a la acción. Y para eso, aquí abajo encontrarás un descargable donde tendrás un resumen de toda la información de este vídeo y un plan de acción para que integres en tu vida esos hábitos que van a impulsarte a mejorar tu bienestar.

 


 

PLAN DE ACCIÓN

 

¡Descarga el siguiente PDF y pasa a la acción!

 

DESCARGAR

 


 

¡ES TU TURNO!

 

Si te ha gustado el artículo, ¡COMPARTELO! Así nos ayudas a difundir el mensaje de Músicos al poder:

<Ayudar a mejorar la calidad de vida de los músicos>

¡Gracias!

P.D.: Déjanos un comentario dando tu opinión.

 


 

Acerca del autor de este artículo: Elur Arrieta

Nunca he tenido claro lo que quiero hacer en mi vida. Pero lo que parecía un inconveniente, ahora lo veo como una virtud, ya que esa indecisión me ha llevado a probar muchas cosas y a enriquecerme como persona y músico.

Y es a lo que me dedico ahora, a la música, tocando como freelance, gestionando proyectos musicales propios, enseñando música y compartiendo contigo aprendizajes y experiencias vividas.

Gracias a este sueño hecho realidad, cada vez tengo más capacidad para decidir qué hacer con mi tiempo, y se está cumpliendo mi propósito de mejorar a calidad de vida de músicos como tú.

En definitiva… tengo la sensación de estar viviendo una vida plena.

No ha sido fácil ni rápido conseguirlo. Hay que pagar un precio, pero sí es posible ser músico y vivir una vida plena.

¡Transforma tu vida! ¡El mundo necesita tu talento!¿Me dejas ayudarte?

Descarga la GUÍA GRATUITA con recursos para empezar a vivir una vida plena.

 

Accede gratis al Manual de Empoderamiento

Al acceder, aceptas nuestra política y condiciones