Seleccionar página

La práctica de Mindfulness, junto con las experiencias vividas, es un pilar muy importante en mi día a día. Esta filosofía de vida me ha llevado a mantener mi atención en el aquí y ahora, relacionarme de forma amable con mis distracciones, a no juzgarme por mis miedos e inseguridades y sanar mis relaciones para que no llegue ese día en el que me pueda arrepentir de algo.

Éstas cualidades de la atención pueden hacer que seamos más o menos felices. La práctica de Mindfulness se ha convertido en uno de los aspectos más importantes de mi vida, por eso, entreno mi atención todos los días entre 10 y 60 minutos.

De hecho, decidí formarme para ser instructor, y actualmente imparto un programa llamado  Entrenamiento de la atención para músicos basado en Mindfulness.

¿Qué es Mindfulness?

“Mindfulness, también conocido como conciencia plena o atención plena, es una actitud de prestar atención a los acontecimientos de la vida de forma especial. ¿Y qué tiene de especial? Pues que la atención está en el momento presente con aceptación e interés en lo que está sucediendo.”

Andrés Martín

“La capacidad humana universal y básica, que consiste en la posibilidad de ser conscientes de los contenidos de la mente momento a momento.”

Vicente Simón

El término Mindfulness es un anglicismo que ha sido adoptado para traducir Sati, un término en lengua Pali que designa la atención consciente. Las técnicas basadas en Mindfulness se vienen usando como recursos para la salud desde hace miles de años. Hace unos 30 años, Jon Kabat-Zinn introdujo esta práctica dentro de la Clínica de Reducción de Estrés en el Centro Médico de la Universidad de Massachusetts, quien así define Mindfulness:

“Prestar atención de manera intencional al momento presente, sin juzgar.”

Jon Kabat-Zinn

Los casi mil estudios científicos que se publican cada año, están demostrando que las prácticas de Mindfulness son eficaces para el tratamiento del estrés y el estado de ánimo, los trastornos de ansiedad, la prevención de recaídas en la depresión o para el dolor crónico.

“(…) Lo primero que se me ocurre es tratar de asociar un aspecto esencial del Mindfulness al pensamiento de San Agustin, el cual en el siglo V ya decía que no eran tres los tiempos: pasado, presente y futuro, sino que de lo único que podía disponer el hombre era el presente de las cosas presentes, del presente de las cosas pasadas y del presente de las cosas futuras; en otras palabras, del aquí y el ahora del que nos habla el Mindfulness. Nadie a vivido nunca en el pasado, nadie ha vivido nunca en el futuro. El Mindfulness nos ayuda a aceptar y adaptar nuestra vida al presente de las cosas presentes, abandonando la rumiación de los recuerdos nostálgicos que nos ofrece el presente de las cosas pasadas y la falsa creencia de que sólo podemos ser dichosos si se cumplen las expectativas a las que nos impulsa el endeble presente de las cosas futuras. La felicidad, la serenidad, la plenitud, sólo puede radicar en la aceptación y goce del presente de las cosas presentes.”

Ramón Bayes

¿Qué no es Mindfulness?

Mindfulness no es Budismo

<<Mindfulness no es Budismo. Mindfulness es una facultad de la mente humana, y por tanto no está limitada a una religión o sistema de creencias. Si bien es cierto que se encuentra presente en tradiciones religiosas y filosóficas, no es una competencia exclusiva de las mismas. Además, la forma en la que se entrena Mindfulness es completamente laica y, por tanto, no se basa en un sistema de creencias particular o en elementos culturales específicos. Podemos decir que es un entrenamiento universal para cultivar una mente humana más atenta, resiliente, flexible y al final, más feliz.>> (Andrés Martín, 2018).

Mindfulness no es meditación

<<Mindfulness no significa meditación, como erróneamente se piensa. De hecho, se pueden alcanzar elevados niveles de minfulness sin meditar formalmente, aunque no sea lo habitual, por ejemplo, practicando las actividades diarias con atención plena. (…) Por el contrario, no todos los tipos de meditación se asocian al desarrollo de mindfulness, siendo las prácticas atencionales las que principalmente desarrollan este rasgo.>> (Javier García Campayo, 2019).

Mindfulness no es concentración

La práctica asidua del Mindfulness ayuda a sostener la atención en la actividad que estamos realizando, mejorando la experiencia, pero <<en la práctica de Mindfulness la atención está abierta, conectando la mente con el cuerpo en la experiencia. Además, a diferencia de la concentración, Mindfulness tiene un componente actitudinal: de apertura, aceptación y amabilidad hacia aquello que está sucediendo momento a momento.>> (Andrés Martín, 2018).

Mindfulness no es flow

La práctica de Mindfulness, al aumentar nuestra capacidad de sostener la atención y mejorar la experiencia, ayuda a entrar en un estado de flow, contribuyendo a que el discurso musical sea más fluido y aumentando el disfrute, aunque Mindfulness tampoco sea un estado de flow donde la <<actividad y persona, se vuelven uno. La mente discurre libre y armoniosamente, y se desliga del mundo exterior. Desaparece la autoconciencia, el ego, quedan a un lado las demandas del “yo” y lo sobrepasamos. La personalidad emergerá fortalecida luego de la experiencia.>> (Mihaly Csikszentmihalyi, 2013).


La revolución del Mindfulness

Instituto Mindfulness

¿Por qué practico a diario y destino gran parte de mi tiempo al estudio del Mindfulness?

Una herramienta precisa

Aunque exista una bibliografía amplia sobre cómo mejorar tu experiencia musical, no encontraba información sobre qué hacer en el día a día para experimentar un cambio, qué hacer en concreto el lunes por la mañana.

En los programas de Mindfulness encontré una herramienta precisa y medible, donde hay un diseño para llegar de un punto A a un punto B mediante un entrenamiento sistemático y respaldado por una cultura milenaria y evidencias científicas.

El silencio mental

La práctica de Mindfulness me ha permitido llegar a estados mentales donde nada en particular me irrita, me molesta ni me preocupa. Al saber que esta práctica me permite acceder a esa paz mental, las preocupaciones y miedos del día a día ya no me llevan a un estado apocalíptico donde tenga la sensación de que van a permanecer en mi conciencia para siempre. El Mindfulness me ha enseñado y me ayuda a trabajar la aceptación, de que todas las cosas en este mundo están sujetas a la impermanencia, y que esos pensamientos que nos perturban y que nos producen ansiedad se marcharan igual que han venido.

La relación conmigo mismo y con las personas que me rodean

Prácticamente llevo la misma vida que llevaba hace seis años, esto es, antes de conocer el Mindfulness: vivo en la misma casa, con la misma persona, con los mismos trabajos… pero ahora siento que estoy viviendo una vida más plena. Lo que realmente ha cambiado es la forma de relacionarme con mis pensamientos, preocupaciones, miedos y las personas que me rodean.

Entrenar mi mente para volver al momento presente cada vez que soy consciente que estaba pensando en alguna cuestión del pasado o futuro, y el centrar la atención con amabilidad y sin juicio, manteniendo una actitud de curiosidad sobre la vida (principiante) está haciendo que acepte las cosas tal y como son, sin auto-engañarme pensando que nunca más me equivocaré o no sentiré miedo.

La consciencia

El Mindfulness me ayuda a ser más consciente de mis pensamientos y de la actividad constante de juzgar todo lo que nos rodea: “lo que me gusta, lo que no me gusta, lo bien que toca, lo mal que toca, lo desagradable que es…” El entrenar la atención reconociendo dónde está la mente en cada instante, me da la posibilidad de ser más consciente y poder suspender ese proceso de juicio, brindando la oportunidad de acercarme a ver las cosas tal y como son, y no tal y como las veo por mi forma de ser.

¿Solo es eficaz si crees en Mindfulness?

<<Todos los estudios confirman que creer o no creer, es decir, la actitud inicial hacia mindfulness, no es relevante para predecir la eficacia. Lo que más correlaciona con el efecto de mindfulness es el tiempo y la regularidad dedicados a la práctica, tanto formal como informal>> (Javier García Campayo, 2019).

“(…) qué podemos esperar si practicamos la meditación con asiduidad. (…) <<calmar la mente para ver con claridad>>
(…) habitualmente nuestra mente no se encuentra en un estado de serenidad, sino más bien de agitación o, al menos, de continuo diálogo interno. (…) Es ese soliloquio mental que todos conocemos y que se caracteriza porque unos pensamientos se suceden a otros ininterrumpidamente, sin orden ni concierto aparente.
(…) El problema de es mente caviladora es que, (…) no ayuda a resolver los problemas, sino que más bien los acentúa. La mente caviladora se preocupa excesivamente del pasado y del futuro y no se centra en lo que sucede en el momento presente. La capacidad de la mente humana de pensar sobre el pasado y de planificar el futuro es una capacidad admirable y enormemente útil, por supuesto. Pero lo que sucede, al menos en este momento histórico de la evolución de la humanidad, es que el uso de esa capacidad se ha desbordado cuantitativamente. (…) No sólo (…) resta tiempo para vivir los momentos del presente (…), sino que además, la mente caviladora tiende con frecuencia a producir ansiedad (…) y rumiación (…). Ambas actividades desembocan con frecuencia en diversas patologías psíquicas.”

SIMÓN, V. (2011). Aprender a practicar Mindfulness, Barcelona, Sello Editorial

¿Para qué no sirve el Mindfulness?

El ritmo de vida actual y el Mindfulness

El practicar Mindfulness aumenta la capacidad de sostener la atención en una sola tarea y suprimir información distractiva (estudio, estudio, estudio), lo cual te permite realizar las tareas con más eficacia y con mayor nivel de satisfacción. El riesgo de esto (y te cuento por mi propia experiencia) es que empieces a llenar tu vida con tareas y tareas, porque sientes que eres capaz de hacer muchas más cosas que antes, hasta llegar a una situación poco coherente con la filosofía del Mindfulness.

Planificar tiempo para “no hacer nada” es una estrategia que puede traerte grandes beneficios:

“La mente tiene dos formas de funcionar. La habitual es lo que se llama “modo hacer”, en el que la mente esta continuamente pensando, planificando y juzgando. Busca un objetivo, un resultado y salta continuamente del pasado al futuro. Somos expertos en esta forma de funcionar. Pero hay otro modo que llamamos “modo ser” en el que la mente no genera pensamientos, no produce ese diálogo interno. Esta siempre en el presente, porque no busca nada, porque no hay nada que obtener. Este “modo ser” hay que desarrollarlo intencionalmente porque nuestra mente, por defecto, permanece en el “modo hacer”. Mindfulness consiste en pasar de “modo hacer” a “modo ser” de forma voluntaria. Por eso es tan difícil al principio: porque es “querer no querer nada”.”

Javier García Campayo (2019)

Trasladando estos conceptos al ámbito musical, mediante un ejemplo, me gustaría compartir mis impresiones acerca de estas dos formas de funcionar de la mente:

Un músico está en el escenario dando un concierto con una orquesta sinfónica. Es un extra de la orquesta que acaba de hacer las pruebas de colaborador y es la primera vez que trabaja con esta orquesta. Tiene una pausa de unos minutos donde no toca hasta el siguiente movimiento. Esto es lo que intuyo que puede ocurrir en su mente:

EL MODO HACER

Nada más terminar de interpretar el último fragmento empieza a pensar en la nota del último calderón, que no ha interpretado correctamente. La mente, por inercia, empieza a encadenar una serie de pensamientos: “… en toda la semana me ha salido bien ese pasaje y justo ahora en el concierto, en el momento más importante la cago. Además acaban de ser las pruebas hace poco y estamos un montón de candidatos en la lista, y la gente está super preparada, tocan muy bien, y yo con esta cagada que acabo de hacer… y si no me llaman más… esta temporada casi no tengo trabajo…”.

Mientras se desarrolla este diálogo interno, está terminando el movimiento y en unos pocos minutos va a tener que interpretar el siguiente pasaje. Esa cascada de pensamientos negativos le ha llevado a perder la confianza y está preocupado pensando si va a ser capaz de poder interpretar de forma correcta el resto de la obra.

EL MODO SER

En cuanto ha terminado de interpretar ese calderón que no ha ejecutado de forma correcta, se da cuenta que su mente empieza a pensar en el porqué de ese error. En ese instante, lleva su atención al cuerpo, y siente un malestar en la barriga, a causa de esa sensación de impotencia.

Se da cuenta que ese no es el momento para analizar por qué ha ocurrido esa situación no deseada, planifica unos minutos de reflexión para cuando termine el concierto. Sigue con el plan establecido, y hasta que termine el movimiento le da la indicación a su mente de prestar atención a los sonidos, a la música, percibiendo lo que escucha sin emitir juicios al respecto. Antes, centra la atención en la respiración y el cuerpo, tal y como a entrenado con las prácticas de Mindfulness.

Al cabo de unos segundos ha sentido que todo lo que le rodeaba tenia una profundidad y una sensación de realidad, acompañado de un estado de paz y conexión. La sensación solo duró algunos segundos y desapareció. Pero en cuanto era consciente que su mente comenzaba a divagar, repetía el proceso de llevar su atención a la respiración y el cuerpo, y a continuación a los sonidos.

¿Sabes por qué ocurrió ese momento?

Porque no había diálogo interno, la charla continua con uno mismo.

Sintió la música, en vez de pensarlo.

La práctica musical y el Mindfulness

La práctica de Mindfulness no debería sustituir, sino complementar el tiempo de práctica de tu instrumento, mejorará tu rendimiento y experiencia, pero solamente la práctica de ambos hará que se acentúen los cambios en tu vida musical y personal

El músico todopoderoso y el Mindfulness

El Mindfulness no te convierte en un músico infalible que no falla, que no se enfada, que es amable con todo el mundo, que no juzga, que siempre tiene dibujada en la cara una sonrisa… En todo caso, te ayuda a ser más consciente y aceptarte tal y como eres, a no huir de tus errores y miedos, a ser consciente de tus sentimientos y emociones y aceptarlos sin excluir ninguno, a levantar la vista más allá de ti y ser consciente de la comunidad y el planeta donde vivimos…

“… no se trata de intentar mirar hacia otro lugar para convertirse en algo mejor. Se trata de hacerse amigo de lo que ya somos.”

Pema Chödrön

La pregunta del millón: “Pero si estoy hasta arriba y no tengo tiempo para nada, ¿cómo voy a empezar a practicar Mindfulness?”

Te propongo un pequeño ejercicio:

Anota en una hoja todas las tareas que has realizado a lo largo del día: Antes de irte a la cama, anota en una hoja todas la tareas que has realizado a lo largo del día, como por ejemplo, las veces que has atendido el móvil, y aproximadamente, cuanto tiempo han durado esos momentos.

Reflexiona sobre la forma en que realizaste las tareas anotadas: Seguramente, cuando has cogido el móvil en la mano, al mismo tiempo, estarías haciendo alguna otra cosa: trabajando, tomando café, comiendo, esperando… La mente humana solamente tiene capacidad de atender a una sola cosa, por lo tanto, al decir a nuestra mente que atienda a varias cosas a la vez (multitarea) le estamos pidiendo que interrumpa continuamente su actividad de prestar atención a la tarea indicada. Lo que hace que la calidad de la atención sea muy deficiente.

Toma el control sobre tu forma de actuar: No te estoy diciendo que no atiendas al móvil en todo el día, ni mucho menos, sino que decidas tú cuando coger el móvil en tus manos, y que en ese momento le prestes atención plena. Esta formula puedes aplicar con cualquier otra tarea cotidiana, evitando la multitarea y tomando tu las riendas, planificando cuando prestar atención con presencia.

¿Cuantas de esas acciones son realmente importantes? Con esa lista de tareas en la mano, te invito a que reflexiones cuantas de esas acciones contribuyen a que vivas una vida plena, las que hacen que seas más feliz. Puedes señalar con el color verde para las cosas que consideras importantes y con el rojo las prescindibles.

¿Existe momentos en tu vida en la que te dedicas a cuidarte? Seguramente, te darás cuenta de que hay cuestiones en tu vida que quizá no aportan gran cosa o que te restan energía. Y además, evitando la multitarea en las acciones que has decidido que son importantes, conseguirás realizarlas antes y con más precisión, por lo tanto, te quedará tiempo para realizar las prácticas de Mindfulness, enriqueciendo cada vez más tu experiencia de vivir el momento presente.

Permíteme que te lea un fragmento del libro La vaca que lloraba y otros cuentos budistas acerca de la felicidad de Ajahn Brahm:


Aviso importante

No creo en programas “milagrosos” o el fórmulas mágicas. Creo en el trabajo diario, disfrutando del camino, y en la construcción de un cambio en tu vida a largo plazo realizando tus acciones con sinceridad, honestidad y coherencia.

Todos los ejercicios que encontrarás en el siguiente entrenamiento están diseñados y basados en prácticas que están respaldadas por evidencias científicas, pero el cambio que puedas experimentar depende principalmente de tu aprendizaje permanente, de tu trabajo y de tu nivel de compromiso.

No puedo ofrecerte ninguna garantía sobre tu capacidad para obtener resultados, toda la información que vas a encontrar dentro de mis servicios tienen fines educativos e informativos. Ningún contenido es una promesa o garantía de resultados.

Estas prácticas no constituyen asesoramiento psicológico ni ninguna terapia. En el caso de estar en tratamiento psicológico o psiquiátrico consulta con tu especialista antes de empezar a realizar los ejercicios.

Lo siento, pero era necesario decirlo…

Ahora sí… ¡empezamos!


Entrenamiento de la atención para músicos basado en Mindfulness

Entrenamiento de la Atención para músicos basado en Mindfulness es un programa psico-educativo orientado a mejorar la atención, adoptar capacidades para manejar mejor la toma de decisiones y adquirir recursos para gestionar situaciones de estrés en las que se puede encontrar un músico.

Es una herramienta que permite profundizar en la auto-conexión y el auto-conocimiento. Esto nos da la oportunidad para darnos cuenta de aquello que está ocurriendo aquí y ahora, en vez de estar preocupado por lo que ocurrió o por lo que aun no ha ocurrido, profundizando en nuestro bienestar, calidad de atención y relaciones personales.

“Entrenar te hace más fuerte. Y esta fuerza te dará seguridad y confianza. La fuerza es una de las pocas cosas que no puedes comprar o fingir. La tienes que ganar.
Entrenar te enseña a enfrentar todo aquello que suponga esfuerzo o incomodidad. Te enseña a superar los problemas y las derrotas.
Entrenar te hace entender que puedes lograr grandes cosas, pero que todo lo importante requiere tiempo y paciencia.”

Marcos Vázquez

“Creo más en el proceso que en el resultado, en el camino que en la meta, en que lo más valioso es la persona en la que te vas a convertir antes que el lugar al que vas a llegar.”

Sergio Fernandez

Contenidos del programa

El contenido de este programa está estructurado en tres bloques:

EXPOSICIÓN TEÓRICA sobre el funcionamiento del cuerpo-mente y propuestas de hábitos eficaces y saludables.

EJERCICIOS PRÁCTICOS para entrenar la atención de entre 10 y 45 minutos de tipo meditación en quietud y en movimiento consciente tipo yoga.

PRÁCTICAS INFORMALES para integrar en la vida cotidiana las habilidades adquiridas en el entrenamiento.

Tipo de prácticas formales

Este programar de Midnfulness integra 3 tipos de ejercicios que se recomienda realizar durante 6 días a la semana, con una duración de entre 10 y 45 minutos y que se pueden realizar en quietud o en movimiento: 

PRÁCTICAS DE OBSERVACIÓN, son ejercicios que estando en quietud o en movimiento se adopta una actitud abierta para observar sensaciones producidas por elementos como la respiración y partes del cuerpo.

PRÁCTICAS GENERATIVAS, ejercicios donde se genera un estado mental de forma intencionada mediante recuerdos.

PRÁCTICAS DE MONITOREO ABIERTO, ejercicios en los que se practica seguir con la conciencia el recorrido de la mente, sin intentar centrar la atención de forma intencionada.

Estructura del entrenamiento

El Entrenamiento de la atención para músicos basado en Mindfulness se estructura en 8 sesiones, donde se recomienda practicar los contenidos de cada sesión a lo largo de una semana, realizando los ejercicios durante 6 días.

SEMANA 1: La respiración, el ancla al aquí y ahora

SEMANA 2: Nuestro cuerpo en la música

SEMANA 3: El movimiento hace la música

SEMANA 4: ¿Qué nombre tienen mis emociones?

SEMANA 5: ¿Cómo son mis pensamientos?

SEMANA 6: Nuestra pasión, la música

SEMANA 7: Ganar o aprender

SEMANA 8: Mi entrenamiento personal

SEMANA 1: La respiración, el ancla al aquí y ahora

“Todos respiramos si es que somos seres humanos viviendo en esta Tierra. Por eso tu forma de respirar, es tu forma de vivir. (…) La calidad de tu respiración es la calidad de tu vida. Es tan simple como eso.”

Gurmukh Rishkesh

PRÁCTICAS FORMALES

20 RESPIRACIONES CONSCIENTES

(descarga gratis el audio que está incluida en la GUÍA GRATUITA)

DESCUBRIENDO NUESTRO INSTRUMENTO

(a poder ser, practica siempre que vayas a coger tu instrumento)


Colocamos nuestro instrumento delante de nosotras/os. Sentado/a en una silla, busca una postura cómoda que a su vez muestre dignidad: los pies y las nalgas bien apoyadas (tres puntos de apoyo), espalda recta, la barbilla hacia delante y los brazos relajados. Cierra los ojos y lleva la atención a las fosas nasales, al punto donde notes que el aire sale y entra. Si la mente se distrae, en cuanto seas consciente de esa distracción, sin darle importancia, vuelve a centrar la atención en la respiración. Cuenta 20 respiraciones intentando no cambiar el ritmo de la respiración. A continuación, sigue las siguientes instrucciones del instructor/a:Abre los ojos, y lentamente, con calma, coge tu instrumento y observarlo: ¿Como está construido?, que partes tiene, con que material… siendo consciente de todas las personas que han intervenido en la fase de construcción, y lo que ha aportado la naturaleza para que esto fuera posible (el sol, los árboles…).Pasa los dedos por diferentes zonas del instrumento, observa las diferentes texturas y temperaturas.Acércalo a la nariz, huele de cerca el instrumento, observando si huele a algo y si tiene diferentes olores.


Tomate un momento para reflexionar sobre la música, de las habilidades del ser humano, que ha llegado a construir instrumentos musicales tan sofisticados como las que tenemos en nuestras manos, buscando el placer que produce crear y escuchar música. Acuérdate de:- Realiza el ejercicio con mente de principiante, con la capacidad de sorprenderse que tienen los niños (observa a niños jugando para tener más fresca la idea, los niños prestan atención plena y exigen estar con atención plena a la persona que les acompaña).- Intenta no emitir juicios de valor o asignar sensaciones o emociones al instrumentos, simplemente observa utilizando tus 5 sentidos. Y si te das cuenta que la mente empieza a juzgar o que se distrae, con mucha suavidad y amabilidad, vuelve a las sensaciones.- Puede que al principio te sientas ridículo/a, no pasa nada, en cuanto puedas, abre tu mente a la experiencia sensorial.

PRÁCTICA INFORMAL

Intenta prestar atención plena con curiosidad y sin emitir juicios de valor a la acción de:

Lavarte los dientes

La ducha

Comer

RETO

A ver si eres capaz de esperar los semáforos hasta que se pongan en verde cuando vas caminando. Dedica ese tiempo para prestar atención a tu cuerpo y respiración.

CONSEJOS

Planifica tu día para poder realizar cada tarea con presencia y calidad. Planifica también los ratos para atender el teléfono o el correo electrónico, evita estar pendiente constantemente del teléfono. No te olvides de:

 Dedicar tiempo de calidad a tus seres queridos.

Hacer ejercicio físico.

Realizar tareas que te gusten.

Tomar tiempo para ti.

Tu actividad musical es una parte de tu vida. Intenta dedicar tiempo de calidad a cada ámbito de tu vida, busca la satisfacción en cada tarea que hagas. Esto te permitirá que tu bienestar tenga más pilares de apoyo, y aunque en algún momento no sujete bien alguna de ellas, tu bienestar no estará amenazado, ya que podrá mantener el equilibrio perfectamente con el resto de los apoyos.

¿SABES QUE…

… los seres humanos permanecemos de media el 46,9% de nuestro tiempo pensando en algo diferente a lo que estamos haciendo?


La atención es una cualidad primordial de la mente. Nosotros construimos continuamente el mundo con nuestra atención. Una persona deprimida o pesimista no puede dejar de prestar atención a pensamientos y emociones negativos, mientras que una persona optimista o alguien que es feliz presta sobre todo atención a los pensamientos y emociones positivos. Pero la vida de todos nosotros no es muy diferente, el punto clave es dónde ponemos nuestra atención.

La principal consecuencia de la inatención es la disminución del rendimiento en cualquier actividad que realizamos. Otro efecto aún más importante, es el mayor estrés que padece la persona no atenta, por dos razones:

La persona que no está atenta tiene que esforzarse mucho más y tardar más tiempo para realizar cualquier tarea.
Está pensando continuamente, y eso es una fuente de estrés inagotable.

UNA MENTE NO ATENTA ES UNA MENTE MENOS FELIZ


Pero la falta de atención también afecta en nuestra felicidad. Uno de los estudios más concluyentes sobre este tema es el de Killinsworth y Gilbert (2010) quienes entrevistaron, mediante una aplicación móvil, a 2250 voluntarios en períodos aleatorios, unas cuantas veces al día durante varios días.

El objetivo de estudio era saber si su pensamiento se centraba en lo que estaban haciendo o sobre otro tema, y si era agradable, desagradable o neutro.

El estudio confirmó que la mente distraída es menos feliz.

Una razón de peso para practicar Mindfulness.

FILMOTECA DEL MINDFULNESS

Te animo a que busques un ratito para ver la siguiente película. Espero que disfrutes:

EL GUERRERO PACIFICO (Victor Salva)


SEMANA 2: Nuestro cuerpo en la música

El cuerpo es un elemento imprescindible para realizar las innumerables tareas que llevamos a cabo a lo largo del día, incluso el cuerpo es nuestra herramienta principal para hacer música. Pero, ¿siendo una cosa tan importante, por qué no le prestamos más atención? Ahora tenemos la oportunidad perfecta para dedicarle el tiempo que se merece.

PRÁCTICAS FORMALES

BODY SCAN

(descarga gratis el audio que está incluida en la GUÍA GRATUITA)

DESCUBRIENDO NUESTRO INSTRUMENTO

(a poder ser, practica siempre que vayas a coger tu instrumento)


Colocamos nuestro instrumento delante de nosotras/os. Sentado/a en una silla, busca una postura cómoda que a su vez muestre dignidad: los pies y las nalgas bien apoyadas (tres puntos de apoyo), espalda recta, la barbilla hacia delante y los brazos relajados. Cierra los ojos y lleva la atención a las fosas nasales, al punto donde notes que el aire sale y entra. Si la mente se distrae, en cuanto seas consciente de esa distracción, sin darle importancia, vuelve a centrar la atención en la respiración. Cuenta 20 respiraciones intentando no cambiar el ritmo de la respiración. A continuación, sigue las siguientes instrucciones del instructor/a:Abre los ojos, y lentamente, con calma, coge tu instrumento y observarlo: ¿Como está construido?, que partes tiene, con que material… siendo consciente de todas las personas que han intervenido en la fase de construcción, y lo que ha aportado la naturaleza para que esto fuera posible (el sol, los árboles…).Pasa los dedos por diferentes zonas del instrumento, observa las diferentes texturas y temperaturas.Acércalo a la nariz, huele de cerca el instrumento, observando si huele a algo y si tiene diferentes olores.


Tomate un momento para reflexionar sobre la música, de las habilidades del ser humano, que ha llegado a construir instrumentos musicales tan sofisticados como las que tenemos en nuestras manos, buscando el placer que produce crear y escuchar música. Acuérdate de:- Realiza el ejercicio con mente de principiante, con la capacidad de sorprenderse que tienen los niños (observa a niños jugando para tener más fresca la idea, los niños prestan atención plena y exigen estar con atención plena a la persona que les acompaña).- Intenta no emitir juicios de valor o asignar sensaciones o emociones al instrumentos, simplemente observa utilizando tus 5 sentidos. Y si te das cuenta que la mente empieza a juzgar o que se distrae, con mucha suavidad y amabilidad, vuelve a las sensaciones.- Puede que al principio te sientas ridículo/a, no pasa nada, en cuanto puedas, abre tu mente a la experiencia sensorial.

PRÁCTICA INFORMAL

Intenta prestar atención plena con curiosidad y sin emitir juicios de valor a la acción de:

Lavarte los dientes

La ducha

Comer

RETO

A ver si eres capaz de esperar los semáforos hasta que se pongan en verde cuando vas caminando. Dedica ese tiempo para prestar atención a tu cuerpo y respiración.

CONSEJOS

Planifica tu día para poder realizar cada tarea con presencia y calidad. Planifica también los ratos para atender el teléfono o el correo electrónico, evita estar pendiente constantemente del teléfono. No te olvides de:

 Dedicar tiempo de calidad a tus seres queridos.

Hacer ejercicio físico.

Realizar tareas que te gusten.

Tomar tiempo para ti.

Tu actividad musical es una parte de tu vida. Intenta dedicar tiempo de calidad a cada ámbito de tu vida, busca la satisfacción en cada tarea que hagas. Esto te permitirá que tu bienestar tenga más pilares de apoyo, y aunque en algún momento no sujete bien alguna de ellas, tu bienestar no estará amenazado, ya que podrá mantener el equilibrio perfectamente con el resto de los apoyos.

¿SABES QUE…

… nuestros pensamientos influyen en nuestro cuerpo y nuestro cuerpo influye en nuestra mente (estudio).

Una información reveladora, ya que siendo más conscientes de nuestro cuerpo, podemos influir sobre nuestro estado de ánimo.Una persona preocupada expresa su estado emocional con su cuerpo. Seguramente tendrá una tendencia de encorvarse, de recoger los hombros, agachar la cabeza…Sin embargo, una persona que está abierta a la experiencia, mantendrá una posición de apertura, hombros atrás, barbilla arriba…

Mejorando nuestra conciencia corporal podremos intervenir sobre nuestra posición corporal, abriéndonos a la experiencia, y de esta forma influir sobre nuestro estado de ánimo positivamente.

FILMOTECA DEL MINDFULNESS

Te animo a que busques un ratito para ver la siguiente película. Espero que disfrutes:

100 DÍAS DE SOLEDAD (Gerardo Olivares, José Díaz)


SEMANA 3: Cómo continuar

Los ejercicios que te has realizado son las 2 principales prácticas más importantes del Mindfulness. Si crees que el camino que acabas de comenzar va a enriquecer tu vida, te animo a que le eches un vistazo a los SERVICIOS que he diseñado. Es lo mejor que te puedo ofrecer ahora.


¡Es tu turno!

¿Te ha resultado útil el artículo?

¡Déjame un comentario aquí abajo o en mis redes sociales!

INSTAGRAM, FACEBOOK o TWITTER


Acerca del autor de este artículo: Elur Arrieta

Nunca he tenido claro lo que quiero hacer en mi vida. Pero lo que parecía un inconveniente, ahora lo veo como una virtud, ya que esa indecisión me ha llevado a probar muchas cosas y a enriquecerme como persona y músico.

Y es a lo que me dedico ahora, a la música tocando como freelance, gestionando proyectos musicales propios, enseñando música y compartiendo contigo aprendizajes y experiencias vividas.

Gracias a este sueño hecho realidad, cada vez tengo más capacidad para decidir qué hacer con mi tiempo, y se está cumpliendo mi propósito de mejorar a calidad de vida de músicos como tú.

En definitiva… tengo la sensación de estar viviendo una vida plena.

No ha sido fácil ni rápido conseguirlo. Hay que pagar un precio, pero sí es posible ser músico y vivir una vida plena.

¡Transforma tu vida! ¡El mundo necesita tu talento!¿Me dejas ayudarte?

Descarga la GUÍA GRATUITA con recursos para empezar a vivir una vida plena.